Cristo de Velázquez

Arte y Religión: El Cristo Crucificado de Velázquez




Se sabe que el cuadro fue pintado en 1632 por el sevillano Diego Velásquez. Hoy se encuentra en el Museo del Prado. Quien lo ve queda inmediatamente cautivado por la intensidad de la imagen. Influenciado por el tenebrismo de Caravaggio, Velásquez se concentra en resaltar la luminosidad del cuerpo de Cristo en fuerte contraste con el fondo oscuro. La luminosidad de la entrega y del amor hasta el extremo aparece triunfante sobre la oscuridad de la muerte. Encandilado por la luminosidad dice Unamuno en su poema: «Blanco tu cuerpo está como el espejo del padre de la luz». Por Cristo, incluso muerto y crucificado, accedemos al rostro del Padre, el rostro de la misericordia infinita. 


Cristo aparece ya muerto, pues tiene la herida de la lanza que fue clavada en su costado. El cuerpo se muestra absolutamente rendido. Los ojos están cerrados como dando su perdón. Unamuno se atrevió a decirle al Señor: «Miras dentro de Ti, donde está el reino de Dios; dentro de Ti, donde alborea el sol eterno de las almas vivas». Sus ojos cerrados y su silencio pueden convertirse en una invitación a trascender nuestra mirada superficial y contemplar el misterio de su corazón. Un corazón que tiene sed de almas y que es representado solitario, incluso sin las personas que lo acompañaron en ese momento. Resulta difícil ver su soledad y no sentirse movido a acompañarlo.

La cabeza está tendida hacia adelante como descolgada, pero en ese gesto de incapacidad se esconde la posibilidad de una mayor cercanía con el creyente, es decir, la condescendencia y el abajamiento por amor se representa incluso físicamente. El misterio de la encarnación del Verbo es llevado hasta sus últimas consecuencias y se hace patente la radicalidad de ese misterio. Con mucha agudeza sobre ese punto afirma Unamuno que en la cruz «vela el Hombre que dió toda su sangre por que las gentes sepan que son hombres». El poeta fue capaz de gozar esa certeza que más adelante predicó Juan Pablo II cuando afirmaba que vale la pena ser hombre porque Dios se había hecho hombre.

Finalmente resulta provechoso meditar en torno a la lumbre que rodea la cabeza del crucificado. En una luz que remite a la transfiguración se revela el misterio de la esperanza humana. La vida definitiva está incubada en el gesto más grande de amor. Conmovido por esto, Unamuno dijo, seguramente emocionado: «Los rayos, Maestro, de tu suave lumbre nos guían en la noche de este mundo ungiéndonos con la esperanza recia de un día eterno».

No hay comentarios:

Publicar un comentario